Axis y la revolución multidisciplinaria

En un mundo exigente que cada vez busca satisfacer de manera más eficiente las necesidades de sus habitantes, la multidisciplinariedad se ha convertido en una destreza necesaria en cualquier ramo. Las disciplinas que ofrecen un servicio de corte creativo como son despachos de arquitectura, estudios de diseño y laboratorios de producción audiovisual han sido pioneros en la mezcla de disciplinas para la resolución de problemas.

Un claro ejemplo de esto es Axis, ellos se definen como “una consultoría creativa que impulsa el desarrollo de tendencias futuras” en donde llevan a cabo proyectos de tipo arquitectónico, de asistencia gráfica y visual así como de producción de eventos. Axis está integrado por tres líderes: Johann Chimal, arquitecto independiente con enfoque en proyectos urbanos y sociales y entusiasta de los nuevos modelos estructurales que responden a construcciones de bajo presupuesto pero alta calidad además de ser profundo amante de la música y DJ residente en el proyecto Noches de podcast iniciado por su despacho. Kristian Almonte, diseñadora industrial especializada en la  investigación y resolución de problemas futuros; orientada a la creación gráfica de corte tipográfico, ilustrativo y de imagen en general. Melómana y DJ quien también es residente en Noches de podcast. Y Es Elisa quien se desempeña como socióloga, traductora y gestora cultural con amplia experiencia en la coordinación de eventos y plataformas culturales.

Y son ellos tres quienes junto a un sinnúmero de colaboradores han logrado crear una consultoría que busca la retribución social desde el diseño y arquitectura. Bajo la idea de que incluso pequeñas actividades como son eventos de corte musical, elaboración de videos experimentales y gestión de plataformas de diálogo es como se llega a rincones íntimos que propician el cambio social desde espacios como son la creación de conciencia e inspiración. Sin embargo no todos sus proyectos son tan puntuales como estos eventos, recientemente diseñaron el proyecto Rancho Doña Irma ubicado al sur del Estado de México en donde se desarrolló un plan arquitectónico general y el diseño de varios espacios necesarios para la producción de rosas de alta calidad así como la imagen de la marca.

 

Recommended Posts