Centro microregional de tecnologías sustentables y Vivienda transitoria para migrantes

Taller Max Cetto, Facultad de Arquitectura, UNAM

Texto: Diálogo entre Mariana Barrón Rubio y estudiantes del Taller Max Cetto

 

¿En qué se distinguen los espacios y edificios diseñados o intervenidos por arquitectos de los que se realizan sin su participación?

El tema de la arquitectura sin arquitectos parece estar en boga, cuando en México tenemos estadísticas cercanas al 80% de vivienda autoconstruida no es difícil que surgan cuestionamientos alrededor de la importancia del “Arquitecto” en la construcción del habitat.

La arquitectura no se genera sin arquitectos, bien parece que todos, al ser capaces de construir, nos calificamos a nosotros mismos como edificadores. Ahora bien, si lo que esta en cuestion es la pertinencia de un profesionista licenciado y no de una actividad, entonces si estamos en problemas. El arquitecto profesionista aprende, a través de metodologías desarrolladas con el tiempo a traducir necesidades en soluciones; parte de estas metodologías conllevan a entender lo global antes de lo particular , este entendimiento holístico implica que la construcción de una parte minúscula de ciudad pueda inferir a escalas mucho mayores. Pero este entendimiento no convierte al arquitecto en el único capaz de construir.

El tema en realidad es el porqué del reconocimiento de la figura del arquitecto cuando la arquitectura siempre ha sido y será colectiva.

¿Mediante qué herramientas y estrategias se multiplican las experiencias positivas de diseño, construcción y organización social?

La primer estrategia es el reconocimiento de las problemáticas y el entendimiento del sitio en aspectos que van desde lo cultural a lo geográfico. Una vez detectadas las oportunidades de mejora de una comunidad se necesita conformar una masa crítica de participantes que estén dispuestos a concluir el largo proceso que cualquier construcción colectiva conlleva.

Durante todo el proceso es determinante el máximo aprovechamiento de recursos humanos y materiales, asegurarnos de la sostenibilidad a mediano y largo plazo de cualquier proyecto en pie.

¿Qué aprendizajes guardan la arquitectura y organización social rural o tradicional para las ciudades y para el presente?

Las ciudades son consecuencia del ámbito rural, son parte de la misma balanza. La relación entre ciudad y ruralidad ha sido difícil y quizá subestimada, sin embargo es inquebrantable. El camino bilateral entre los intercambios de recursos permite que tanto el campo como la ciudad se mantengan en pie, la constante renovación de estas relaciones permite que la ciudad se nutra y sobreviva mientras que el campo, ya bastante mermado, produzca.

Equipo

En un esfuerzo de gestión y vinculación del Taller Max Cetto de la Universidad Nacional Autónoma de México con la ONG CAMPO A.C (Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño), la asociación Napolitana Archintorno y el Politécnico de Torino se gestionó la generación de fondos para el desarrollo de un proyecto arquitectónico, así como la construcción de un Centro Microregional de Tecnologías Sustentables, concretamente un taller de producción de conservas frutales, en la comunidad Oaxaqueña de Pensamiento Liberal Mexicano. Además de funcionar como un taller lúdico práctico para estudiantes de arquitectura éste proyecto tiene como finalidad promover la actividad comercial del grupo mixto Río Plumas así como el desarrollo económico de dicha comunidad, implementando técnicas de construcción sustentables y utilizando materiales coherentes con el contexto donde se emplaza.

Entidades participantes: Taller Max Cetto de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Politécnico de Torino, Italia. Anchintorno, CAMPO A.C (Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño), Cooperativa Río Plumas, Agencia de Pensamiento Liberal Mexicano. Taller Max Cetto, Facultad de Arquitectura, UNAM.

El Taller Max Cetto tiene sus orígenes en el Taller 5 del Autogobierno de la Facultad de Arquitectura de la UNAM desarrollado durante los años setenta, y se ha caracterizado por una permanente reflexión histórica del oficio como apoyo a una proyección arquitectónica insertada en la realidad de nuestro país, a través de la realización de proyectos urbano­-arquitectónicos.

Recommended Posts