Habitar un nido o una cueva; explorando la mente de Sou Fujimoto

Hace un par de años el arquitecto japonés abrió espacio a esta interrogante durante su conferencia en el GSD de Harvard. Fujimoto explicó, de manera muy elocuente, que parte esencial de su trabajo como creador de arquitectura y, particularmente, diseño de casa habitación es preguntarse si el usuario de este espacio necesita vivir en un nido o en una cueva.

La definición entorno a habitar un nido implica un espacio que fue específicamente diseñado para el uso humano, responde a un espacio artificial creado con materiales selectos que al entrelazarse crean una estructura apta para recibir al usuario y responder puntualmente ante sus necesidades. Sin embargo el nido tiene la cualidad de ser poco flexible en términos espaciales pues está definido por una muy marcada retícula que le impide mezclar habitaciones y/o someter a cambios inesperados un espacio ya que no permite la exploración sino que se rige por principios básicos e inamovibles.

Por otro lado habitar una cueva es lo opuesto: un espacio creado naturalmente que será usado como lugar habitable y requiere un comportamiento creativo por parte de quien lo habite. Las cuevas alterarán el comportamiento de sus usuarios al no ofrecerles una manera legible de utilizar el espacio y aunque en cierto modo esta ambigüedad es inherente a todos los espacios, la cueva está completamente abierta a cualquier uso. Sou llama a estos actos creativos de apropiación “el inicio de la arquitectura”.

Sou ha hecho claro su interés por trabajar espacios naturales y, por lo tanto, alejarse de la definición de nido ya que no es compatible con sus metas como arquitecto. Dentro de las razones que lo han llevado a tomar esta decisión expone que dentro de la cueva el cuerpo debe adaptarse al espacio para satisfacer sus necesidades y a la vez que el cuerpo se adapta el espacio se define de manera subjetiva y temporal única definida por sus habitantes. Una unión armónica entre el cuerpo y el espacio. La ambigüedad de la cueva ofrece un habitáculo ecléctico y es precisamente el concepto que Sou ha decidido explorar a través de sus proyectos.

Sus edificaciones y espacios habitacionales experimentales crean espacios dentro de espacios que se filtran uno con el otro y no tienen límites establecidos o rutas predeterminadas entre ellos haciendo que el habitante elabora sus propias definiciones espaciales mediante el uso y brindando la posibilidad de cambio al instante que la configuración interna ya no sea la requerida por quien la habita.

Recommended Posts