Manifiesto de Terence Gower en el Museo Experimental El Eco

Por definición un manifiesto es un dispositivo breve que un grupo o movimiento político, religioso, filosófico, artístico o literario dirige a la opinión pública para exponer y defender su programa de acción considerado revolucionario o novedoso con respecto a lo establecido anteriormente a través de una estructura que busca impactar de forma emocional. Este tipo de expresiones  fueron utilizados fervientemente por las corrientes artísticas del S.XX por el impacto que genera.
Un claro ejemplo de esto es el Manifiesto de la arquitectura emocional y en su forma construida, El Eco, escrito en 1953 por Mathias Goeritz en el que establece que una característica básica de la arquitectura es generar emociones. Terence Gower, artista canadiense, se sintió personalmente aludido por este trabajo escrito de Mathias Goeritz y decidió generar una respuesta a través de la música góspel –aquella que se escucha en ceremonias religiosas y que busca elevar el espíritu–.
El texto de Goeritz se vincula con el ejercicio de Gower desde distintas vertientes. La principal, y quizá la más obvia, es la conexión de ambas piezas con el mundo espiritual, el espacio intangible que se desprende de lo físico.
Para llevar a cabo la pieza, Gower convocó al compositor Will Orzo a crear una obra sonora tipo góspel para recitar frases del texto de Goeritz. La intérprete de esta obra es Rachel Sharples quien a partir de improvisaciones, palabras y frases importantes dentro de El Eco termina de forjar un arreglo sonoro aleatorio que experimenta con las conexiones entre un manifiesto escrito y la música religiosa.

Esta pieza estará expuesta en el Museo Experimental El Eco a partir del 30 de octubre y hasta el 8 de enero del 2016.

Recent Posts