¿Pabellones arquitectónicos o instalaciones de arte?

Desde hace ya un par de años se ha abierto el debate entorno al tema de la arquitectura efímera; desde sus usos potenciales hasta su consolidación como tipología. Sin embargo no se ha hecho mucho énfasis en sus conexiones con el mundo artístico.

Pabellon

Partiendo de la definición básica de la escultura, ésta es un objeto tridimensional que puede ser apreciado, comúnmente, en sus 360° a la vez que genera una experiencia estética basada en el espacio en donde la única diferencia entre este concepto y la definición de arquitectura radica en que la arquitectura no solamente se limita a ser rodeada sino también habitada. Con el paso de los años la habitabilidad se convirtió en una necesidad dentro del rubro artístico y nació el concepto de instalación la cual, por definición, es muy parecida a la arquitectura per se.

seat_by_e_b_office_01

Desde que la instalación, como la arquitectura, se desenvuelve en cuestiones espaciales diseñadas para el cuerpo humano y sus capacidades sensoriales considero válido preguntarnos, ¿son los pabellones arquitectónicos instalaciones artísticas?

Lo más arquitectónico dentro de las instalaciones es que opera haciendo uso del espacio y aunque estas prácticas muchas veces están concentradas dentro de arquitecturas mayores, como museos y galerías, siguen basándose en la tridimensionalidad que quizá podrían dar pie a creaciones de mayor tamaño y funcionar como maquetas experimentales para la creación de experiencias.

2aedf98849dfad1ed47c545af3a06211

La conexión entre la arquitectura, especialmente la efímera, y la práctica artística encontraron un vínculo común cuando en los años 60 artistas como Richard Serra, con su instalación a escala humana, y Gordon Matta-Clark, con su teoría de anarquitectura y deconstructivismo, decidieron tomar a la arquitectura como base para solidificar su producción; lo cual desembocó en un empuje transdisciplinario que dio vida a la instalación como nueva forma artística. En el caso de los pabellones arquitectónicos no es de sorprender que en su mayoría existen con fines artísticos y que de cierta forma, muchos de ellos, se han convertido no sólo en espacios expositivos temporales sino en piezas de arte en sí mismos, por ejemplo las experimentaciones con espejos realizadas por el arquitecto mexicano Eduardo Terrazas.

2up3czt

Desde aquellas edificaciones efímeras realizadas desde hace más de una década para la Serpentine Gallery o aquellos pabellones-instalación que cubren la Bienal de Venecia y hasta los experimentos espaciales dentro de la Expo Milán es clave mencionar que la separación entre pabellón arquitectónico e instalación de arte es mínima.

Serpentine SFA 3046

 

Recent Posts