Rescate del Río San Juan Teotihuacán

Parque Lineal – 

El río de San Juan Teotihuacán, es uno de los muchos ríos que forman el sistema de alimentación del antiguo Lago de Texcoco y forma parte de la Infraestructura hidrológica de la Zona Metropolitana del Valle de México.

Desde la antigüedad el rio de San Juan Teotihuacán fue uno de los principales motivos para el asentamiento de las culturas prehispánicas en la zona y el cual fue desviado por sus primeros pobladores para darle servicio a la gran ciudad que llegó a tener más de 200 000 habitantes. Para los teotihuacanos es Río Sagrado era el que daba la vida, y como en otras culturas, el que limpiaba el cuerpo y el alma. Sin el la cultura teotihuacana jamás se hubiera desarrollado.

En época de la Conquista, los españoles decidieron talar la zona, debido a que tenían miedo de que los naturales se escondieran entre los árboles para atacar, así, terminaron con gran parte de la flora a la que solamente dejaron pocas especies de abetos, oyameles, cedros y pinos, rompiendo el ecosistema, secaron el lago de Texcoco. De esta época es donde aparece el pueblo de San Juan Teotihuacán.

En 1905 Leopoldo Batres exploró y restauró la Pirámide del Sol y los templos de los sacerdotes entre otros. Para 1964, finalizaron las obras de reconstrucción que hoy se muestran al público.

Desde hace mas de 20 años, el ríos ha sido abandonado, y las construcciones aledañas que antes dependían de el ahora le dan la espalda y lo utilizan como vertedero de aguas negras que ya venía contaminado desde mucho antes. El agua que bajaba por las montañas es ordeñada desde kilómetros antes de que llegue a Teotihuacán.

Al día de hoy es un rio seco y abandonado, que actualmente sólo funciona para descarga de aguas negras.

¿Cómo poder reactivar social, económicamente y un pequeño municipio que tiene la suerte de estar junto a una de las mayores atracciones nacionales?
¿Cómo hacer que una zona logre regresar a un punto de equilibrio ecológico dañado desde hace muchos años?

La respuesta es el Río.

El proyecto que se propone busca la regeneración del río San Juan desde la parte alta de el Cerro del Maninal donde empieza su caudal hasta la parte donde desemboca en la zona del aeropuerto y el Lago de Texcoco y busca la regeneración bajo las siguientes premisas:

Desarrollar espacio publico en las orillas para hacer de éste, un corredor peatonal (parque lineal), que genere un recorrido que logre conectar al municipio de San Juan Teotihuacán que se encuentra dividido en dos partes por la zona Arqueológica, conduciendo a los usuarios por el rio para después conectar los por calles peatonales hacia el centro del pueblo.

Vincular a la comunidad mediante la identificación de los habitantes de San Juan

Teotihuacán con el río que han negado durante las ultimas décadas. Al regenerar el río se regenera el sentimiento de pertenencia al lugar. Además la generación de un parque lineal hará que el espacio publico ayude a construir relaciones e intercambio entre sus usuarios.

Regenerar económicamente el municipio, se busca flujo de visitantes y  turistas nacionales y extranjeros deje una derrama económica considerable en la zona del centro del Municipio

que al día de hoy no tiene, ya que los turistas solamente visitan la zona Arqueológica.

Revitalizar ambientalmente, en el que se puede volver un pulmón para la zona ya que el agua produce vegetación que a su vez genera oxigeno. Limpiar el agua y los afluentes. El regreso de fauna local y fomento de biodiversidad, captación de Agua, captación de partículas en el ambiente. Y finalmente el agua y la vegetación regularán el clima local.

Con distintos espacios a lo largo del rio, diferentes usos de suelo, y distintas actividades y programas que irán complementando cada una de las vocaciones que se retomen a lo largo de todo lo que el caudal olvidado del río. Así, el proyecto propone en su primera etapa un cambio se usos de suelo, haciendo que en su mayorías se generen usos habitación, usos mixtos, comercio, además de espacios culturales y recreativos, parques, jardines y espacio publico en general que sirva como amarre al espacio urbano, además de dotar de circulaciones alternas para caballos, ciclo vías y andadores peatonales.

Lo que se busca es codificar el espacio, en una relación directa con los usos de suelo y con las actividades que se desarrollan. De esta manera se juega en una primera etapa con cinco secciones que representan distintas combinaciones de usos de suelo y haciendo que se repintan se busca que los usuarios desarrollen la memoria de estos lugares y la identificación. Así con el hecho de ver las combinaciones de plazas, taludes, escaleras o mobiliario podrá detectar que en que tipo de espacio se encuentra: espacio publico verde, habitacional, hoteles, comercio.

Los antiguos Teotihuacanos era una sociedad sabia que sabia la importancia del agua tanto como generador de vida como de purificador social, ambiental. Es una tristeza que tantos años después, cuando debiéramos de se mas sabios, incongruentemente somos mas tontos y olvidamos la importancia del río y lo que la naturaleza nos da. Somos infieles a nuestra propia naturaleza y al territorio.

Rodrigo Velasco nació en la ciudad de México. Estudió Arquitectura y Urbanismo en la Universidad Iberoamericana entre 1998 y 2004, tiene un Master en Gestión y Transformación de la Ciudad por la Universidad Politécnica de Cataluña durante 2010 a 2011, recibiendo Mención de Honor por su trabajo final sobre el Río San Juan Teotihuacán. Es fundador del estudio de  arquitectura Roof Office en 2010. Es profesor titular en la Escuela de Arquitectura de la  Universidad Anáhuac Norte. Fue beneficiario de la beca “Jóvenes Creadores”  del FONCA en 2011.

Recent Posts