Tablados de Yucatán | Habitantes de Tunkás, Yucatán

Investigación: José Carlos Lavalle y Luis Alejandro Peniche.

ACH: ¿En qué se distinguen los espacios y edificios diseñados o intervenidos por arquitectos de los que se realizan sin su participación?

L+P: En la mayoría de los casos que observamos el objeto construido suele ser una respuesta mucho más directa a la problemática o a la necesidad que le dio origen. La autoconstrucción de la vivienda, por ejemplo; Se construye con lo que se tiene a la mano, con los métodos que se conocen o se orientan hacia donde sopla el viento, o se oculta el sol. El hecho de construir se vuelve un acto empírico. Hay un entendimiento pleno de tus propias necesidades y por lo tanto la respuesta construida está enfocada directamente a resolverlas. Aunque al final, no siempre puede uno dar la mejor respuesta. Puede ser similar a automedicarse. Uno toma un remedio rápido para aliviar directamente un dolor y funciona bien, pero nunca hay un entendimiento de qué fue lo que causó ese dolor y por lo tanto esto vuelve a manifestarse con otros síntomas.

La realidad es que como arquitectos tenemos la responsabilidad de dar una lectura más profunda a las problemáticas de la ciudad. No únicamente respuestas aisladas a ciertos problemas. No debemos olvidarnos nunca de la participación de la sociedad en la toma de decisiones para generar espacio. Ahí está el valor de nuestra profesión, y de ahí salen los mejores proyectos. Cuando la sociedad hace suya una obra de arquitectura, cuando le pertenece.

ACH: ¿Mediante qué herramientas y estrategias se multiplican las experiencias positivas de diseño, construcción y organización social en la formación de los tablados?

L+P: En el caso de estudio que analizamos, la herramienta más valiosa para la organización era el sindicato, el cual estaba representado en su mayoría por la gente más grande y con más experiencia en el armado de las estructuras.

El respeto y diálogo entre las generaciones era fundamental y el único medio para transmitir el conocimiento del armado. La estandarización de los procesos, la división de las tareas y el respeto del papel que juega cada miembro que participa en la construcción hacen del armado un sistema eficaz.

ACH: ¿De qué maneras integran los arquitectos circunstancias espaciales, sociales y culturales de los sitios que intervienen en los proyectos que diseñan?

L+P: La integración al contexto y circunstancias de un sitio es clave para el apropiamiento de un espacio por parte de una sociedad. Para integrarlo, un arquitecto debe tener una capacidad de lectura sensible ante los diferentes tipos de contexto, el físico, por un lado, natural o edificado, así como el contexto económico y social por el otro; todo ello pone en relación la historia y los recursos naturales de un lugar, una lectura clara de los condicionantes tanto inmediatos como territoriales debe derivar en un emplazamiento coherente con el tejido urbano donde se habita, así como la elección de los sistemas constructivos ideales para cada proyecto.

ACH: ¿Qué características tienen las experiencias de participación y organización que perduran en el tiempo?

L+P: Sin duda alguna las estructuras participativas que perduran son las que se adaptan a las condiciones cambiantes, a la disponibilidad de recursos, a los cambios de emplazamiento, a nuevos procesos normativos y políticos. En todos esos casos, la voluntad de participación vecinal o comunitaria por motivos de tradición religiosa, tal como ha sucedido en generaciones anteriores, es la amalgama que mantiene vigente el proceso año con año. Por supuesto que hay derrama económica, pero esta es consecuencia y no el motivo de la participación.

ACH: ¿Cómo se manifiesta lo colectivo en el espacio construido por los miembros de la comunidad de Tunkás?

L+P: Consideramos que se manifiesta claramente en las tres etapas del espacio construido:

Antes. Mediante la organización de los gremios y sindicatos de palqueros y en las reuniones preparativas donde confluyen todos los actores; Es ahí donde se organizan y establecen acuerdos. Sería imposible pensar en el espacio en cuestión si algún miembro fallara en la construcción de su parte.

Durante. La construcción de palcos adjuntos involucra la forzosa organización estructural de cada módulo con el siguiente. Cada palco depende del vecino para formar un marco rígido, es un claro ejemplo de estructura social materializada en torno a un espacio.

Construido. El uso activa el espacio público y este a su vez activa el territorio y la economía de los poblados. Lo colectivo queda de manifiesto al observar la capacidad de un espacio para reunir a todos los actores de la sociedad en torno aun fin común.

ACH: ¿Qué posibilidades ofrece la existencia de un espacio común para la organización social y la obtención de beneficios comunes para la comunidad de Tunkás?

L+P: Todas las posibilidades. Es el fin último del espacio público, la interacción de los miembros de la comunidad para los fines que ellos determinen llámense sociales, políticos, culturales, económicos, etc. Es el espacio de todos por excelencia.

En estos espacios se han dado las grandes historias de las ciudades. Es un lugar de encuentro, de intercambio, es un espacio activo, vivo y generalmente el corazón de los asentamientos rurales o de las grandes urbes. Es una característica que comparten todos los asentamientos humanos.

ACH: ¿Qué pueden aportar los arquitectos y la arquitectura en el diseño e implementación de políticas públicas?

L+P: La aportación más importante es el vínculo entre los habitantes de una comunidad, de sus necesidades, sus sueños y anhelos, y las autoridades de la misma bajo una perspectiva integral y colectiva, desprendida de los intereses individuales para generar propuestas plurales que mejoren las condiciones de habitabilidad.

ACH: ¿Qué aprendizajes guardan la arquitectura y organización social rural o tradicional para las ciudades y para el presente?

L+P: Son un ejemplo de consideración hacia las condiciones de un sitio en particular. La observación de estas condiciones y el entendimiento de los factores que las producen dan como resultado respuestas adecuadas al entorno y respetuosas del medio ambiente. Son producto del conocimiento colectivo y de la transmisión de este conocimiento de generación en generación.

En la era de la información, perdernos en arquitecturas ajenas a nuestra cultura es algo común en estos días. La arquitectura sustentable no existe, existe la arquitectura. Regresemos a sus principios.

 

José Carlos Lavalle Alonzo (Campeche, Campeche)

Nacido en la ciudad de Campeche, Campeche, es arquitecto egresado de la Universidad Marista de Mérida, desde finales del año 2010 es director asociado de su oficina Lavalle+Peniche/Arq.

(www.lavallepeniche.com).

Luis Alejandro Peniche Arroyo (Motul, Yucatán)

Nacido en la ciudad de Motul, Yucatán, es arquitecto egresado de la Universidad Marista de Mérida, desde finales del 2010 es director asociado de su oficina Lavalle+Peniche/Arq.

(www.lavallepeniche.com).

Recent Posts
  • Cristy

    ¡Qué interesante entrevista! Justamente estoy realizando un estudio sobre procesos organizativos en la construcción del ruedo, y mucha de la información que mencionan son las que he encontrado en la aplicación de mis instrumentos. Me da gusto que les interese estos temas en relación a la arquitectura vernácula.